Exitosa primera versión de Intercambio de Semillas Tradicionales


El pasado martes 4 de septiembre se realizó el Primer Intercambio de Semillas Tradicionales en la Escuela de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, espacio que surge en un contexto donde los sistemas de agricultura local adquieren importancia y relevancia en la conservación de la diversidad agrícola al desarrollarse con escasa intervención foránea, utilizando semillas de variedades tradicionales para establecer sus cultivos.

De esta manera, la jornada estuvo marcada por dos grandes hitos. La primera parte de la sesión estuvo compuesta por cuatro charlas, encabezadas por Daniel Delorenzo, Director del Programa Sistemas Agroalimentarios Sostenibles del Centro Regional de Innovación Hortofrutícola de Valparaíso – CERES, Quillota; Dr. Agustín Infante, Director de Programa Centro de Educación y Tecnología Bio Bio– CET Yumbel; Dra. Patricia Peñaloza, Escuela de Agronomía PUCV; y Alonso Palacios, agricultor perteneciente a la Agrupación de Agricultores Orgánicos del Valle de Limache.

Para Olga Mendoza, de la Asociación de Agricultores Orgánicos del Valle del Aconcagua y participante de la jornada, “las charlas fueron muy productivas. He ido a otras y es primera vez que abordan temas en agroecología, algo que es súper importante y lo considero valeroso, porque no todos se atreven”.

En la misma línea, Ana Muñoz, Presidenta de la Agrupación de Agricultores Orgánicos del Valle de Limache, comentó que las exposiciones “han aportado conceptos sobre la tecnología que se está usando para hacer la agricultura más natural”.

Intercambio de semillas tradicionales

Durante la segunda parte de la jornada se desarrolló el intercambio de semillas tradicionales entre los asistentes al encuentro, espacio que “busca generar una nueva red donde se vinculen las personas, porque hay inquietudes que están muy parcializadas, entonces sería interesante que como universidad fuéramos un alero para desarrollar esto de manera frecuente, convocando además a distintos grupos”, explicó la Dra. Patricia Peñaloza.

Por su parte, Daniel Delorenzo, Director de CERES, expresó que “el hecho que se instaure esta temática en las aulas es para Chile una cosa decidora. Siempre ha existido una admiración por la academia, pero con una distancia. No hay ningún agricultor que se queje por esos académicos que hacen cosas, pero los miran como dioses, porque tienen el conocimiento, pero ese conocimiento no llega al campo, entonces el acercamiento se realiza a través de la semilla. La semilla es la fuerza más prístina que hace una planta: primero da sus raíces, troncos, hojas, tallos. Todas esas son distintas fuerzas, pero cuando se hace el impulso para tener una flora y concentrar la energía en la semilla, es un proceso maravilloso. El despertar de la Escuela de Agronomía es a través de la semilla”.