Curso de Manejo de Malezas recupera cactario de la Escuela de Agronomía


El cactario que se encuentra aledaño al área de propagación es reconocido por los estudiantes de pregrado en Agronomía. Recreos y diversas celebraciones han unido a las generaciones de estudiantes entorno a él. Sin embargo, en los últimos años el sector ha sufrido un notorio deterioro, con árboles sin el correcto cuidado y malezas creciendo sin control en algunas zonas.

Es por esto que la profesora Ximena Nazal, docente del curso Manejo de Malezas, decidió restaurar y recuperar el lugar, con el objetivo de entregar a los estudiantes un espacio de esparcimiento y recreación rodeado de flora nativa.

La profesora Nazal es Ingeniero Agrónomo de nuestra Casa de Estudios, además de contar con un postítulo en Arquitectura y Diseño del Paisaje en la Universidad de Chile. Fueron precisamente sus conocimientos en el área del paisajismo los que la impulsaron a recuperar el lugar.

“Visité el sector algunas veces antes de comenzar el periodo de clases y me preocupé al observar lo abandonado que estaba. Planifiqué la actividad con el propósito de ser un aporte para los alumnos, para que aprendieran algo más y también como contribución a la universidad”, comentó la docente.

A partir de la tercera sesión de curso, los estudiantes se trasladan todos los lunes en forma voluntaria al cactario, donde trabajan podando, picando la tierra y retirando escombros. La profesora ha notado gran interés de los alumnos en formar parte de la actividad, a pesar de ser de carácter voluntario.

“Les entrego un beneficio a los alumnos que participan de las jornadas de limpieza, como anular un control o eliminar una inasistencia a clases. Sin embargo, para optar a este beneficio deben completar cierta asistencia a las actividades en el cactario (…) Generalmente se presenta la mitad del curso, otras veces el 80%, así que podríamos decir que hay participación activa por parte de los alumnos” explicó la académica.

El lunes recién pasado se efectuó la última de las jornadas. No obstante, la profesora tiene intenciones de reanudar los trabajos el primer semestre del próximo año, con un nuevo curso a cargo, pues aún queda pendiente alrededor de un 40% del trabajo total.

“Para el próximo semestre creo que habría que ajustar el diseño para el uso que se le va a dar al espacio. Más adelante, y con ese sector terminado, tengo intenciones de restaurar el área de las proteas, por lo que me gustaría hacer de esta actividad algo permanente y obligatorio en la asignatura” añadió.

Consultada por el balance de las labores, la profesora señaló que “además de trabajaraprovechamos la instancia para discutir temas sobre plantas ornamentales, sobre poda, etc. Creo que para ellos ha sido una tremenda experiencia y me gustaría que, al finalizarla, los estudiantes se sientan orgullosos del trabajo realizado”.

Compartimos con ustedes algunas imágenes del antes y el después del cactario:

Antes (6 de abril de 2018)

Después (23 de junio de 2018)