Entrevista con el recién electo Centro de Alumnos de Agronomía


Con la alumna Constanza Muñoz a la cabeza del grupo y alumnos de diversas generaciones formando parte de su equipo de trabajo, el Centro de Alumnos de Agronomía busca ser el fiel representante de la comunidad estudiantil durante este nuevo periodo. Nos reunimos con sus integrantes para conocer más de cerca sus propuestas y aspiraciones para el 2018.

A finales del año pasado no se presentó una lista para el CAA ¿Por qué creen se dio esa situación?

A pesar del intento por parte del CAA anterior de incentivar la participación de un Centro de Alumnos, creemos que esta situación se dio principalmente por el trabajo, tiempo y energía que demanda el compromiso de representar a los alumnos de la Escuela. Es necesario recalcar que es un compromiso serio, donde la mayoría de los estudiantes no se atreve, o bien, no se cree capaz de asumirlo. Es importante destacar que la comunicación entre los alumnos aún no se encuentra bien establecida, ya que  muchos nos mantenemos más comprometidos con el lado académico de la Universidad, dejando de lado otros deberes y derechos.

¿Cuál fue el motivo que los hizo decidir presentar la lista este 2018?

El presentar la lista surgió de la necesidad de tener quién nos represente ante la comunidad universitaria y otras situaciones que lo ameriten. Junto con ésto, vino la motivación, ya que todos quienes conformamos el CAA 2018 estamos muy entusiasmados de generar espacios e instancias de participación, para compartir, discutir, gestionar y crear.

¿Qué nuevas ideas propone este Centro de Alumnos? 

Tenemos una propuesta un tanto innovadora respecto a la organización de las asambleas, con la integración de un nuevo método de participación. La idea de este método es trabajar en pequeños grupos para recopilar las opiniones y llevarlas a nivel global en una síntesis. Creemos que la opinión de cada estudiante es importante, considerando que todos tenemos distintos puntos de vista y distintos asuntos que nos aquejan.

Además, queremos gestionar proyectos con ideas que nazcan desde las asambleas para postular a fondos que entrega tanto la Federación como la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) y lograr posicionarnos dentro de la Universidad como un grupo de estudiantes con aportes a la comunidad. Para ello, es necesario fomentar el diálogo, tanto entre los estudiantes como con los profesores y funcionarios.

Deseamos aumentar la frecuencia de charlas y encuentros con temáticas que nos importa a todos, apuntando a la integración y a la participación en estas actividades, para esto debemos hacer un trabajo conjunto con la Oficina de Extensión de la Escuela.

¿De qué forma se organizan entre ustedes?

Tenemos la idea de formar un equipo de trabajo en donde, si bien están establecidos los cargos, las decisiones y aportes son de forma horizontal. Creemos que las propuestas nacen desde las bases (que somos nosotros, los alumnos), las que serán escuchadas en asambleas y encuestas, y a partir de esas propuestas tenemos el trabajo como CAA de concretar proyectos y postularlos para poder llevarlos a cabo.

¿Cuál es el aporte que esperan hacer como CAA?

Esperamos dejar un legado, tanto físico como emocional, exponiendo la importancia de la organización entre los estudiantes y la comunicación con profesores, además de generar redes con personas externas a la Universidad, relacionadas tanto con nuestra área como con otras disciplinas, para así ser profesionales más íntegros y contextualizados con lo que ocurre en nuestro entorno.

¿Qué recepción esperan por parte del alumnado?

Esperamos contar con el aporte de cada alumno, que se interesen en la participación de las instancias para comunicarnos, como lo son las asambleas y las conversaciones en los pasillos de la Escuela. Creemos que si abarcamos temas que son de su interés, se mejorará la participación.

Según ustedes, ¿qué características debe tener una organización estudiantil para ser exitosa?

En primer lugar debe ser un equipo. La comunicación dentro de este equipo es primordial, ya que en base a ésta se logrará alcanzar un objetivo común, fomentando la unidad, la organización y el liderazgo. Es necesario conseguir una buena comunicación en la comunidad, en base al respeto y la empatía, entendiendo que la diversidad es necesaria para recoger distintos puntos de vista y lograr representar a todas las personas.