ESCUELA DE AGRONOMÍA DESARROLLA PROYECTO DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL SOBRE IMPACTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO


El impacto del cambio climático en la agricultura tiene escenarios claros, por un lado, la modificación en los regímenes de las lluvias y un aumento de las temperaturas tendrán consecuencias sobre la producción de diferentes cultivos, afectando indirectamente la seguridad alimentaria.   Los productores de especies frutales caducifolias se ven particularmente amenazados por este fenómeno, esto debido a que estas plantas entran en receso en invierno y requieren de acumulación de horas-frío para finalizar el periodo de letargo invernal y reanudar su crecimiento en los meses de primavera.

Ante esta situación, el profesor de la Escuela de Agronomía PUCV, Italo Cuneo se encuentra desarrollando un proyecto de cooperación internacional cuyo objetivo es abordar los impactos actuales y potenciales del cambio climático en dos países en vías de desarrollo: Chile y Túnez.  El proyecto titulado: “Phenological And Social Impacts of Temperature increase – a case study of two countries” (PASIT), cuenta con la participación de académicos de las universidades de Bonn (Alemania) y Ludwig Maximilians (Alemania), así como también científicos de Global Crop Diversity Trust (Alemania), el Instituto Nacional Agronómico de Túnez y el Instituto del Olivo (Túnez). La iniciativa fue redactada y adjudicada el año 2017 por el ex profesor de frutales de hoja caduca y actual senior research manager del Almond Board de California, Sebastián Sáa, quien colabora activamente con nuestra Escuela.

Durante 36 meses, la propuesta evaluará específicamente los impactos fenológicos y sociales del incremento de temperaturas. Para ello, se desarrollará un modelo predictivo que permitirá estimar de qué forma afecta el cambio climático al requerimiento de horas frío en cerezos correspondientes a distintas zonas productivas, que posiblemente abarcarán desde la Región de Valparaíso al Maule. De forma paralela, se diseñarán modelos para cultivos de almendros y durazneros en Túnez. En Chile, el profesor Cuneo trabajará en esta área en conjunto con el Profesor  de la U. de Bonn, Eike Luedeling y el ex alumno de Agronomía, Eduardo Fernández, quien actualmente es estudiante de doctorado en la misma universidad.

El ámbito social del proyecto pretende trabajar con pequeños agricultores, contrastando dos zonas en ambos países: un sector que está siendo afectado por el aumento de la temperatura y uno que no está siendo perjudicado. Asimismo, se analizará mediante encuestas el comportamiento del agricultor ante el escenario de cambio climático, recopilando información acerca de posibles efectos económicos, medidas de adaptación y mitigación, entre otros. El alumno del programa de Magíster en Cs. Agronómicas y Ambientales, Gonzalo Rojas se encontrará a cargo de la sección económica-social del proyecto, con el constante apoyo de los profesores Carlos Huenchuleo e Italo Cuneo de la Escuela de Agronomía PUCV.

Con los resultados de ésta iniciativa, se busca mejorar la estabilidad social y económica y el crecimiento en las regiones afectadas por el cambio climático, haciendo que la planificación agrícola a largo plazo sea más precisa. Adicionalmente, se desea promover la innovación y las oportunidades de negocios para mejorar la resiliencia de los agricultores a los impactos pronosticados del cambio climático a través de soluciones sostenibles.

WORKSHOP EN ALEMANIA: LOS PRIMEROS PASOS

A finales del mes de marzo, el profesor Cuneo se trasladó a la Universidad de Bonn para participar del workshop “State of the art in tree dormancy –  a blueprint for future research and modeling”, actividad en el marco del proyecto PASIT. Allí, el académico realizó la ponencia “Modeling bud dormancy and burst as a continuum: ongoing study in cherry tres in Chile” presentación acerca de un modelo que integra los fenómenos de endodormancia y ecodormancia de manera continua y que fue desarrollado por el investigador colaborador Sebastián Saa y en el cual el Profesor Cuneo es co-autor.

El workshop es parte de las primeras reuniones del equipo que conforma el PASIT y se centró en la discusión de la temática más desafiante del proyecto: el área social. “El ámbito de la fenología y el proceso de latencia ha sido relativamente bien estudiado en el pasado. Gracias a ello tenemos hoy en día los modelos que conocemos (i.e. horas frio, Utah, y dinámico). Hay investigación aplicada en Tunez y algo en Chile. En este sentido, hay muchos investigadores que tienen conocimiento de la parte biológica y más o menos lo que está pasando y va a pasar con las plantas en un ambiente cambiante. Sin embargo, no existen investigaciones que intenten mejorar la toma de decisiones al incluir aspectos técnicos en conjunto con aspectos socioeconómicos y de comportamiento“, afirma el profesor Cuneo.

Para él, el proyecto “definitivamente es una gran experiencia. Creo que mi participación  aporta al proyecto desde mi línea de investigación central, que es la fisiología vegetal (en vides y árboles de hoja caduca). En general, los modelos actuales de requerimientos de frio tienen muy poca biología/fisiología involucrada. Me interesa profundizar el conocimiento en biología del frio en general y creo que este proyecto me va a permitir abrir y comenzar a trabajar en esta línea de investigación”, concluyó.