Equipo de innovadores vinculados a la Escuela de Agronomía desarrollan sistema de monitoreo de radiación solar para mejorar rendimiento de huertos y requerimientos hídricos


A la agronomía cada vez se le exige más. Alimentar a más gente, con menos recursos hídricos y suelo, procurando no dañar al medioambiente, entre otros muchos aspectos, son algunas de las necesidades que el mundo debe resolver y  resulta clave en estos nuevos tiempos incorporar innovación en los procesos para enfrentar estos desafíos, buscando migrar hacia sistemas cada vez más intensivos, complejos, sinérgicos y con más valor agregado. 

De esta manera, la Agricultura 4.0 se instala como una tendencia que aporta gran valor a los procesos de agro, que comienzan a ser cada vez más manejados a partir de datos, incorporando internet de las cosas para obtener información, procesarla y tomar decisiones basadas en ello. 

Y precisamente en esto está trabajando un equipo de innovadores vinculados a la Escuela de Agronomía, conformado por Rafael Del Río (26) Ingeniero Agrónomo PUCV y estudiante de postgrado en el área riego y modelamiento, Fernando Pérez (27) Ingeniero Civil Electrónico PUCV y el Profesor Francisco Rojo, Dr. en Ingeniería de sistemas biológicos. Los tres cumplen labores en el laboratorio de riego y agricultura digital de la Escuela en diferentes proyectos asociados a la agricultura. 

Es ahí donde, a principio de este año, comenzaron a desarrollar un sistema de monitoreo, consistente basado en una barra modular de sensores sensible en el rango de radiación fotosintéticamente activa (PAR), es decir, el rango de longitud de onda que es responsable de generar biomasa y promover la evapotranspiración de los cultivos. Esta barra permitirá escanear el PAR interceptado en un huerto para asistir al agricultor en la toma de decisión. Con este proyecto, recientemente lograron adjudicarse un fondo de la Dirección de Innovación y Negocios de la PUCV.

Con esta innovación esperan que, utilizando la tecnología, puedan proponer el desarrollo de un servicio que pueda ser contratado por los agricultores para generar información de fácil interpretación que se pueda ocupar en la toma de decisión, específicamente sobre la radiación solar interceptada, el rendimiento potencial del huerto y los requerimientos hídricos del cultivo. El sistema será fácil de usar y ensamblar, por lo que no tendrá las limitaciones de los dispositivos manuales actualmente disponibles en el mercado.

 ¿Cómo surgió la idea de emprender este proyecto? 

Comenzamos a diseñar el sistema a principio de este año y el primer prototipo llegó hace un par de meses. Desde entonces, hemos estado trabajando activamente en la comunicación del sensor y en el anclaje que permitirá ir acoplando múltiples unidades. La idea surgió durante los estudios de doctorado del profesor Rojo en California, durante el cual se desarrolló un modelo para estimar el PAR interceptado por el cultivo. Durante este trabajo también se usó un sistema que medía el PAR en continuo, pero que presentaba ciertas limitaciones, las cuales esperamos podamos ir mejorando con el diseño que estamos proponiendo en este trabajo. 

 ¿En qué etapa se encuentra actualmente este proyecto?

El desarrollo del sistema propuesto se encuentra en una etapa intermedia. Actualmente estamos trabajando en un primer prototipo de la estructura que permitirá dar soporte e integrar la información de los sensores PAR. Esta estructura consiste en secciones de 30 cm que poseen 6 sensores PAR equidistantes, que pueden ser acoplados uno al lado del otro para cubrir la distancia entre hilera en un huerto o viña, de manera de poder escanear la radiación solar que es transmitida bajo la copa de los árboles. Durante el escáner, esta barra de sensores, podrá ser transportada en el huerto usando diferentes alternativas.

¿Qué impactos/beneficios estiman que se pueden llegar a generar a partir de su proyecto? 

Hoy, con el cambio global que enfrentamos nace la necesidad de poder mejorar la toma de decisiones y robustecer las mediciones en terreno, de esta manera el agricultor podrá generar información valiosa y ser más amigable con el medio ambiente, al ser más eficiente en el uso de los recursos naturales disponibles. 

¿Han podido adjudicar otro tipo de financiamiento?

No aún, pero esperamos poder adjudicarnos alguno en el futuro si todo sale bien. Sin duda el fondo de la Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIE) nos ayudará en ese sentido, ya que podremos disponer de un prototipo en una etapa más avanzada. Actualmente, nos encontramos llenando el formulario para postular a un CORFO y a un FIA. 

¿Cómo ha sido su experiencia en relación a la incorporación de herramientas de innovación en su formación profesional y personal? 

Para nosotros es muy valioso estar en esta oportunidad de generar herramientas innovadoras y que vayan dirigidas al área agrícola, ya que, somos un país donde estas herramientas se necesitan para ayudar a los agricultores en la toma de decisiones, más aun sabiendo que la agricultura es uno de los principales que afecta el cambio global, por ende, es de suma importancia generar y prestar servicios para racionalizar el uso de los recursos naturales y tratar de contribuir en el cuidado del medio ambiente. Es reconfortante ser un equipo multidisciplinario que tiene experiencia en agricultura de precisión, manejo del agua y el uso de herramientas digitales. Por lo que creemos tener las capacidades para enfrentar los desafíos que vivimos en la actualidad. La experiencia que hemos adquirido en este proceso es muy valiosa para cada uno, y nos impulsa a seguir contribuyendo en la agricultura. 

¿Qué esperan o qué se viene para este proyecto más adelante?

 Lo que esperamos de este proyecto es poder construir finalmente este dispositivo y realizar las calibraciones y validaciones correspondientes con diferentes realidades de campo. Una vez ya concretado este paso, la idea es poder generar un servicio a los agricultores y poder guiarlos en la mejor toma de decisiones, donde involucre el uso eficiente de agua y manejos más amigables con el medio ambiente.