Editorial con la participación del prof. J. Luis Celis sobre incorporar la agroecología en la discusión global de conservación de la biodiversidad es publicada en la prestigiosa revista Nature Ecology & Evolution


Generar cambios en la agricultura que ayuden a conservar y restaurar la biodiversidad es urgente. Es por esta razón que más de 360 científicos de 42 países, entre los que participó el docente Juan Luis Celis de nuestra escuela, como parte del proyecto anillo ANID/PIA/ACT192027,y liderados por investigadores de la Universidad de Westlake de China, se unieron en un llamado a impulsar la transición de los sistemas de producción de alimentos a principios agroecológicos.

Los seres humanos dependemos de la agricultura para sobrevivir, pero esta actividad ocupa más de un tercio de superficie terrestre, afectando ecosistemas naturales y amenazando al 62% de todas las especies a nivel mundial. Sin embargo, es posible que los paisajes agrícolas puedan aportar a la conservación de la biodiversidad, a través de una transición global desde una producción cintensiva onvencional hacia  la producción agroecológica.

Por esta razón, un equipo internacional de más de 360 científicos de 42 países, dirigido por la Universidad de Gotinga y La Universidad de Westlake en China, se unió para argumentar que los principios agroecológicos deberían integrarse en la discusión global de la convención Marco de Biodiversidad Post-2020, que apunta a es reducir las amenazas a la biodiversidad y que será discutido en la 15° Conferencia de las Partes sobre Diversidad Biológica que será realizada en China.  El artículo al respecto ha sido publicado en la revista Nature Ecology & Evolution.

Revertir la disminución de las especies es esencial para el bienestar de la humanudad y el funcionamiento del planeta, pero para que esto suceda se requieren acciones coordinadas y sistemas de  agricultura sostenibles. La agricultura intensiva, basada en pesticidas y fertilizantes, tiene efectos negativos en la biodiversidad. Sin embargo, los autores sostienen que los paisajes agrícolas pueden proporcionar hábitats para la biodiversidad, promover la conectividad entre áreas protegidas y aumentar la resiliencia de las espcies para responder a las amenazas ambientales como el cambio climático.

La agenda de investigación de quienes confeccionaron el artículo incluye mejorar las redes de investigación global, ampliar la innovación técnica y mejorar la comunicación, además de resaltar la  importancia de trabajar y apoyar a los agricultores, pueblos indígenas y comunidades locales. Se menciona también la importancia de diversificar los cultivos incluyendo nuevas variedades y asociaciones para mantener el rendimiento, así como incorporar áreas naturales, semi-naturales o refugios dentro del área produtiva. Todas estas acciones pueden promover la biodiversidad y contribuyen a proteger los ecosistemas y los ciclos biogeoquímicos, al mismo tiempo que proporcionan alimentos más nutritivos y saludables para todos.

Puedes revisar el articulo completo en su versión orgiginal (en inglés) haciendo click aquí.

 MANIFIESTO POR LA AGRICULTURA FAMILIAR

A este llamado internacional se suma el “Manifiesto por la Agricultura Familiar: Primera Línea de la Alimentación”, publicado en Ciper Chile, a cual también adhieren por el prof. Celis y que apunta también a cambiar el sentido de la agricultura desde una producción intensiva sin límites por sistemas agroecológicos de producción sana y sustentable de alimentos por parte de la agricultura familiar.

Puedes leer el manifiesto completo haciendo click acá.

Cabe señalar que tanto el profesor Celis como el prof. Carlos Huenchuleo forman parte de la Red Iberoamericana de Investigación en Agricultura Orgánica, REDIAO  financiada por la AUIP.