Ejemplar de gato colo colo es avistado en terrenos de la Escuela de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso


Sorpresa y alegría ha causado el avistamiento de un majestuoso ejemplar de Leopardus colocolo, conocido popularmente como gato colo colo, circulando libremente por una quebrada de cerro en los terrenos de la Escuela de Agronomía PUCV, en el sector de La Palma en Quillota. Esto, gracias a los esfuerzos realizados por el proyecto Anillo “Ecological intensification: Integrating knowledge of ecosystem services to promote sustainable agriculture in Chile”, liderado por el profesor Juan Luis Celis.

El registro se obtuvo gracias al monitoreo de una de las cámaras trampa desplegadas en zona a cargo del proyecto. Este dispositivo cuenta con un sensor de movimiento capaz de sacar una fotografía o capturar un vídeo cuando un objetivo pasa frente a él. Esta cámara ha estado operativa desde enero del 2019 en la zona, comparando tanto el cerro como la parte más baja de cultivos aledaños. “En total, son tres cámaras-trampa emplazadas en distintas quebradas del cerro; dos en terrenos de la PUCV y una frente al ex Huerto California. Además, hay tres cámaras más en los cultivos de palto abajo del cerro “, indicó el profesor Celis.

En las imágenes es posible apreciar al felino nativo con un roedor en su hocico, avistamiento que supone gran relevancia ya que esta es una especie que se encuentra amenazada en su conservación, ubicándose en categoría “Casi Amenazada”, principalmente debido a la merma de su hábitat derivada del cambio de uso de suelo para actividad humana y la expansión de la industria agrícola y forestal. “Hay muy pocos registros de esta especie en la Región de Valparaíso y recién con el uso masivo de cámaras trampas se ha podido registrar en la Cordillera de El Melón, en el cerro de la Palma y en la Cuesta Barriga en la Ruta 68 -todos realizados por nosotros- y en el Parque Nacional La Campana, registrado por Conaf”, añadió el profesor Celis.

El gato colocolo es uno de los cinco felinos salvajes que habitan en Chile. Pesa de 2 a 3,7 kg y mide de 52 a 70 cm de longitud del cuerpo, más 29 a 32 cm de longitud de cola. Se caracteriza por ser un cazador nocturno, alimentándose de aves y roedores. Como buen felino, es un excelente trepador de árboles y se esconde en el follaje. Es nativo de la zona occidental de Sudamérica y se distribuye a ambos lados de Los Andes, desde Ecuador hasta el Estrecho de Magallanes, así como también en matto grosso de Brasil, Uruguay, Paraguay y la patagonia chilena y argentina.

LA IMPORTANCIA DE CONSERVAR VEGETACIÓN NATURAL REMANENTE

Según lo comentado por el profesor Celis,“En la zona central de Chile hay una escasa representación de las áreas protegidas. Hay pocas áreas con ecosistemas naturales y bosque nativo en buen estado de conservación. Estas áreas remanentes de bosque nativo son claves para la conservación de la biodiversidad en Chile central, donde muchas especies están muy amenazadas y desapareciendo de la zona rápidamente”.

Así también, los bosques que aun se mantienen, como en los terrenos de la PUCV, son claves para la regulación del ciclo hidrológico y la provisión el agua, resultando vitales para el consumo humano y los cultivos agrícolas. Estos remanentes de vegetación nativa también proveen una serie de otros servicios ecosistémicos de los que depende la agricultura para su producción y que, hasta ahora, eran ignorados por los productores y profesionales del agro. Los remanentes naturales aportan en la provisión de agua, la regulación climática, son refugio para polinizadores y para microorganismos claves en la fertilidad de los suelos.

Cabe recordar que este es un proyecto financiado por ANID/PIA/ACT192027